Jesús de la Fuente defiende la relevancia de la evidencia en los programas psicoeducativos

22 Ene
Jesús de la Fuente

Jesús de la Fuente defiende la relevancia de la evidencia en los programas psicoeducativos

El profesor de la Universidad de Navarra impartió la conferencia "Estrategias para el diseño y desarrollo de Programas Psicoeducativos basados en la evidencia"

El Dr. Jesús de la Fuente Arias, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación, vicedecano de Investigación y director del Máster en Psicología General Sanitaria, en la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra, pronunció el pasado martes 21 de enero la conferencia "Estrategias para el diseño y desarrollo de Programas Psicoeducativos basados en la evidencia", en la que defendió la relevancia de las prácticas científicas que avalen la creación e implementación de programas en el ámbito educativo y sanitario.

Los dos objetivos de la charla fueron "analizar qué características deben tener los programas basados en la evidencia y presentar un modelo y ejemplo de trabajo para el diseño y desarrollo de programas psicoeducativos".

Según el profesor De la Fuente, hay siete características que deben tener los programas psicoeducativos basados en la evidencia: Se basan en un modelo teórico previo contrastado; existe un dominio teórico y empírico preciso; el diseño y desarrollo del programa es coherente con él; existe un sistema de evaluación sistemática de los efectos; hay que publicar los efectos del programa; el nivel de confianza está determinado y contratado con métodos científicos rigurosos; y por último el programa ha sido testado y transferido a diferentes contextos y poblaciones objeto del mismo.

De la Fuente presentó el programa de prevención "Alado" en el que ha trabajado en los últimos años para prevenir la ingesta de alcohol en adolescentes. "Cada vez se bebe más, y cada vez se bebe desde edades más tempranas. Todos los sabemos y existe una sensibilización sobre este problema, pero lo difícil es conseguir cambios comportamentales. Muchos chavales que quieren no beber se encuentran en grupos de amigos en los que los fines de semana se bebe, y está claro que o cambian de amigos o al tercer fin de semana acabará bebiendo. Nadie es inmune a la presión social". De la misma forma, destacó que "hay valores protectores de la salud, como ser responsable y cuidar su propio cuerpo".

Sobre este programa, De la Fuente aseguró que "los sujetos de riesgo se sitúan en el primer ciclo de la ESO (Educación Secundaria Obligatoria), ya que después es tarde para lograr la prevención y antes no se ve adecuado". En opinión de De la Fuente los programas son más eficaces "cuando se presentan sin un exceso de información. Pensar, sentir y actuar son factores claves para regular la conducta del adolescente, tomar conciencia y planificar la acción junto con la toma de decisiones durante la situación son conductas fundamentales en el entrenamiento y desarrollo de las conductas preventivas con los adolescentes".