Día Mundial de Alzheimer. “Alzheimer Conciencia Social”

21 Sep
Día Mundial de Alzheimer. “Alzheimer Conciencia Social”

Día Mundial de Alzheimer. “Alzheimer Conciencia Social”

El 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer. Artículo de opinión.

El día 21 de septiembre de 1994, la Organización Mundial de la Salud (OMS) bajo el auspicio de la Federación de Asociaciones Alzheimer’s Disease International (ADI), estableció la celebración del Día Mundial del Alzheimer, para centrar la atención en los afectados:  enfermos, cuidadores y familiares.

Se estima que entre 2000 y 2015 las muertes en el mundo por enfermedades cardiacas han disminuido un 11%. Sin embargo, en este mismo periodo de tiempo los fallecidos por la enfermedad de Alzheimer han aumentado un 123%. Hoy en día los estudios revelan que 46 millones de personas en todo el mundo sufren algún tipo de demencia, y si la tendencia se mantiene en el tiempo, en 2050 serán 131,5 millones de personas.

En Navarra las cifras también son alarmantes. 9.000 personas padecen la enfermedad y de ellas 3.586 están incorporadas a la estrategia de crónicos, tal y como revela un informe de la Confederación Española de Alzheimer (CEAFA). Las estimaciones en Navarra también apuntan a que en 2050 el número de casos se triplicará si se mantiene la actual tendencia.

Para este año CEAFA ha elegido el lema “Alzheimer Conciencia Social” para tratar de concienciar y sensibilizar a la sociedad en general y a la sociedad científica, en la necesidad de abordar la enfermedad de Alzheimer de una manera integral, basada en el respeto a los derechos de las personas enfermas y sus familias.

Desde el Grupo de Envejecimiento del Consejo General de la Psicología, conscientes del problema que representa para los enfermos, cuidadores y familiares, solicitamos estas medidas:

  • Insistimos en la necesidad de obtener el diagnóstico en la fase inicial de la enfermedad para mejorar su calidad de vida, y por el beneficio que proporciona a los afectados por la Enfermedad de Alzheimer, la atención inicial de los aspectos psicológicos, emocionales y sociales.
  • Apoyamos con firmeza la investigación para conseguir avances científicos que puedan prevenir y tratar la enfermedad.
  • Instamos a la incorporación de medidas de protección, jurídicas, legales y éticas para las personas afectadas por la enfermedad.
  • Consideramos necesario que se incremente el conocimiento acerca de la enfermedad de Alzheimer en la sociedad, para sensibilizar y aumentar la tolerancia hacia los enfermos, familiares y cuidadores
  • Alentamos a las distintas administraciones y organizaciones implicadas, a la pronta implantación del Plan Nacional de Alzheimer, que cree estrategias a nivel nacional con una entrada única en el sistema en equidad, y que proporcione soluciones que respondan a las necesidades de enfermos, cuidadores y familiares. Es importante que estas estrategias estén basadas en una atención social, psicológica y sanitaria de calidad, acompañadas de un marco jurídico que garantice los derechos de enfermos, cuidadores y familiares; así como garantizando los recursos necesarios para apoyar los estudios científicos destinados a lograr paliar sus males y vencer la enfermedad.

Porque la vida cotidiana para una persona afectada por la enfermedad de Alzheimer puede cursar con:

  • Alucinaciones y alteración conductual
  • Lentitud de pensamiento
  • Zambullirse cada día en un mar de incertidumbre donde no encuentre la salida
  • Habilidades mermadas y humor variable
  • Enfado con la persona cuidadora
  • Imaginación para encubrir los olvidos, especialmente al inicio de la enfermedad
  • Memoria reciente anulada a medida que avanza la enfermedad
  • Entusiasmo para hacer las cosas por sí mismo/a
  • Recuperación de viejos recuerdos

Y por último, no conviene que nos olvidemos de las personas cuidadoras, para quienes el Alzheimer significa:

  • Amor, para dar sin medida
  • Lecciones, para aprender en la vida
  • Zozobras, que no faltarán en el camino
  • Humor, para desdramatizar
  • Entusiasmo, ¡Indispensable!
  • Ilusión e imaginación, ¡ingredientes necesarios!
  • Miedos, para enfrentar y superar
  • Energía, para continuar en el camino
  • Respeto por sí misma. ¡Conditio Sine Qua Non!

 

Rosa Ramos Torío, decana del Colegio de Psicología de Navarra y miembro del Consejo General de la Psicología