¿Cómo actúan los psicólogos ante una situación de catástrofe?

23 Mar

¿Cómo actúan los psicólogos ante una situación de catástrofe?

El papel del profesional de la psicología ante un accidente o un atentado con víctimas resulta fundamental para minimizar el impacto de una situación inesperada sumamente crítica.

Los atentados de Bruselas (22 de marzo) y el accidente del autobús en Freginals (20 de marzo) se han saldado en las últimas horas con varias víctimas mortales y varios heridos de diversa gravedad. Quienes se encontraban en el aeropuerto belga o quienes viajaban en el metro de Bruselas y en el autobús que se dirigía a Barcelona han vivido toda una pesadilla, al igual que sus familiares, quienes seguramente habrán recibido las noticias desde la lejanía y habrán vivido unas horas de angustiosa incertidumbre ante la falta de confirmación de las noticias.

En ambos casos, y tras unos primeros momentos de confusión, las tareas de identificación de las víctimas se alargaron durante varias horas, tiempo en el que las noticias volaron y muchos allegados, residentes en otros países, se enteraron de lo sucedido y trataron de contactar con sus familiares. Ante la falta de noticias firmes y la imposibilidad de contactar con las víctimas, muchos familiares del atentato y del accidente se desplazaron llenos de dudas al lugar de los hechos, comenzando una complicada vivencia en la que indagar dónde y en qué situación se encontraba su persona querida.

Es una situación que desgraciadamente se repite cada vez que ocurre un atentado o un accidente de estas características en las que hay varias víctimas. Y el papel del psicólogo y de la psicóloga, en las primeras horas tras el atentado o el accidente, resulta muy relevante. En el accidente de Tarragona, la entidad que ha realizado estas labores ha sido la Unidad de Crisis de Barcelona, un centro de abordaje integral de situaciones de crisis, estrés y conflicto. Su principal objetivo es minimizar el impacto que una situación tan crítica como esta provoca en la salud y seguridad de los entornos personal, laboral y social a nivel nacional o internacional de los familiares, utilizando herramientas de prevención y gestión de una situación crítica.

En España, cada Comunidad Autónoma dispone de una entidad que asume esta tarea, y si el accidente hubiera tenido lugar en Navarra hubiera correspondido al Grupo de Intervención en Catástrofes del Colegio de Psicología de Navarra gestionar esta función. “El protocolo establece que la Agencia Navarra de Emergencias, en cuanto dispone de la información inicial tras el accidente, debe ponerse en contacto con el coordinador de nuestro grupo para que éste movilice a los miembros del grupo. Nos reuniríamos en la sede del Colegio y comenzaríamos a organizar nuestro papel”, afirman desde el Grupo.

“Cada psicólogo y psicóloga debe acudir al lugar de intervención con un distintivo que le acredite y con un chaleco de identificación. Lo primero que se hace es una primera evaluación de la situación para empezar la preparación de la intervención. En función de los resultados de esta evaluación, procederíamos a intervenir adaptándonos a la situación y a los medios disponibles. Cada profesional realiza una primera toma de contacto de apoyo psicológico: se toman nota de los datos identificativos de cada una de las personas sobre las que se intervenga (edad, sexo, dirección, teléfono, nacionalidad etc.). Según el lugar en el que nos encontramos (lugar del accidente, tanatorio, hospital), realizamos un protocolo de intervención u otro”, confirman desde el Grupo.

“Una vez concluida la intervención, y antes de irnos del lugar, debemos informar al responsable del operativo y al coordinador del Colegio del cierre de las actuaciones, quienes a su vez informarán al encargado del área de emergencias”, concluyen.